Huracán

by - 22:13


Hay gente que de la misma manera que llega a tu vida, se va de ella. Así, sigilosamente, sin hacer ruido. Pasan de puntillas, sin dejar apenas rastro. Pero hay otros que, como dijo Julio Cesar, "veni, vidi, vici", es decir, vienen, ven, vencen. Y esos son los que te marcan de por vida, los que pasan y, como un huracán, lo revuelven todo, te cambian, cambian todos tus planes y tu manera de ver el mundo.

Estamos (demasiado) acostumbrados a cruzarnos con el primer tipo de personas que he mencionado. Cada día nos encontramos con cientos de ellos. Quizás una vecina con la que te cruzas día tras día en las escaleras y solo intercambias un simple e indiferente "buenos días". Aunque no tiene por qué ser siempre un extraño, quizás es ese amigo que conoces de hace tiempo y con el que intercambias gustos, aficiones y risas más de una vez por semana.

Pero entonces llega un día en el que conoces a alguien que simplemente encaja contigo. Hace un par de años pude ser testigo de algo así. Conocí a dos amigos -un chico y una chica- que se acababan de conocer, llevaban pocos días juntos y parecía que se conocieran de toda la vida. En una conversación con la chica le pregunté si hacía mucho tiempo que conocía al chico y su respuesta quedará grabada en mi mente, creo que de por vida: "No. Hace cuatro días que nos conocemos. Pero no sé, supongo que hay gente que llega a tu vida y simplemente hace una especie de 'click' contigo. Gente con la que te complementas y te entiendes tan bien que parece que haga años que la conoces. Y quizás no le vuelva a ver después de esto, pero sé que no le voy a olvidar nunca porque me ha marcado de una manera muy especial. Es como mi alma gemela".

Y es que esas personas son como huracanes. Supongo que son una visión personal de los amarillos que menciona Albert Espinosa en "El mundo amarillo". Personas que llegan a tu vida sin escogerlo, personas con las que, pasado un tiempo, no te imaginas cómo podía ser tu pasado sin ellas. Personas cargadas de presente que cambian tu futuro. Y lo revuelven todo: tus ideas, tu forma de pensar, tu forma de ser.

Quizás no te das cuenta de que son huracanes a simple vista. Quizás te cuesta un tiempo y un par de reflexiones darte cuenta de que hicieron ese "click" en tu vida. Que desde el primer momento existió algo diferente. Que no es amor, ni tampoco simple amistad. Es un estado entre ellos. Algo que quizás hay veces que se acerca más al amor, y otras a la amistad. Algo que está ahí y lo va a estar para siempre, algo especial, algo que no tienes con todo el mundo, pues son solo unos (muy) pocos elegidos los que consiguen ese puesto.

Cada persona es un huracán. Quizás nosotros mismos no lo veamos ni lo notemos, quizás nadie de nuestro alrededor lo vea. Pero cuando encontremos cada uno nuestros huracanes y cuando hagamos ese "click", descubriremos que no habrá futuro sin ese presente, sin ese huracán.

Cada persona tiene su propio huracán. Solo falta encontrarlo. No buscarlo, simplemente encontrarlo.









You May Also Like

1 comentarios

  1. Me ha encantado la entrada, de verdad. Me ha hecho reflexionar que yo aun no he encontrado esa persona que me ha hecho "click". Sí... Con 20 años he encontrado a gente que era muy amiga mía (como hermanas) y se fueron de la noche a la mañana... Y gente que estuvo una temporada pero creo que por falta de "click" se fue (o me fui yo, ya no lo sé). Espero encontrar esa persona.

    Muchisimos besos,
    www.rualred.blogspot.com

    ResponderEliminar